Cuentos edulcorados: La Sirenita

Los cuentos originales tenían una función muy importante más allá que entretener. En aquel momento, los cuentos servían además para enseñar, advertir o transmitir porciones culturales. En el siglo XX, alguien debió pensar que en una época en la que se pare y se muere discretamente en el hospital, los finales tristes y las escenas cruentas sobraban de los cuentos infantiles. Y se dedicó a glasear los cuentos infantiles hasta que fueran casi irreconocibles.

La Sirenita es un cuento escrito en 1837 por Christian Andersen. Dejo el link pero como yo creo que los cuentos están para ser contados, también dejo un mini resumen.

cuento-sirenita

Disney decidió que esta historia era demasiado cruel para ser contada. Por favor, asesinato, mutilación, suicidio. Lo primero que hizo fue limar a los personajes femeninos de la trama hasta que sólo quedarán dos: la protagonista y la bruja. Además la Bruja pasa de ocupar el papel de “los que juegan con la vida y la muerte acaban siendo oscuros”, a ser simplemente una antagonista que quiere conseguir al príncipe por… ¿joder, básicamente? Además, como estamos en el Disney previo al siglo XXI, el que termina con la Bruja es obviamente Eric, el príncipe. Y luego hay una boda con un vestido de novia estilo Lady Di.

little-mermaid-wedding

Los cuentos infantiles tradicionales son dolorosos. Son extremadamente crueles, con unas imágenes que se clavan en tus retinas infantiles. Sin embargo, esto es necesario para que cumplieran su función: transmitir ideas. Y es que los cuentos infantiles te enseñan cómo aceptar el sufrimiento antes de que sepas con qué mano coges el lápiz.

En el cuento original de la Sirenita, vemos a una chica que no está conforme en su mundo por varios motivos. Todo esto se acentúa cuando conoce a un hombre y hay obsesión a primera vista. Ella lo rescata, eso es verdad, pero después lo admira y atesora su recuerdo, imaginándose una relación con él cuando el tiempo que han estado juntos no ha llegado a una hora. Por esa imagen suya de reciprocidad, decide ir a negociar con una bruja que le advierte de lo terrible que es su decisión y ella lo acepta. Acepta perder la posibilidad de tener contacto con su familia y mundo, acepta perder su voz, acepta que cada paso que dé sea como que le claven espadas… ¿os resulta familiar?

Y después de este sacrificio tan brutal el príncipe no responde a su amor. Él la aprecia, y la coge cariño, pero no la quiere. Por mucho que ella se esfuerza en acompañarle, bailar grácilmente y escucharle, él no está convencido. No maltrata a Ariel, ni la ningunea, ni le da falsas esperanzas. Simplemente no está enamorado de ella. 

giphy

Las cosas se complican cuando en un viaje en barco encuentra a su verdadero amor (verdadera obsesión a primera vista, ya que la conoció tras el naufragio). Tiene suerte y su amor es correspondido por la otra princesa. Como esto es un cuento, deciden casarse inmediatamente y volverse al reino de él. Para Ariel, esto es el equivalente de ver una notificación de relación en el facebook de tu ex cuando crees que hay posibilidades de volver. En el cuento dicen que ella lleva la cola de vestido de la novia fingiendo alegría. Yo me la imagino rota, hundida, desperdigada en sí misma. Siguiendo al príncipe y a su nueva pareja intentando comprender la situación, intentando replantearse su papel,  viendo su camarote nupcial en el barco, no sabiendo si la han humillado o la han incluido.

En este momento, las hermanas vuelven a aparecer. Preocupadas por la desaparición de su hermana pequeña, van a hablar con la Bruja. Esta les explica la situación y les ofrece a cambio de sus cabellos un puñal mágico, que como hemos leído cuando se clave en el pecho del príncipe y la sangre llegue al mar, la Sirenita podrá recuperar su vida. Podrá recuperar su cola, su voz, a sus hermanas, a su abuela, a su mundo. Sin embargo, cuando ella va a matarle encuentra a la pareja dormidos y felices. En ese momento, la Sirenita salta por la borda del barco inmolándose en espuma de mar.

end
En el cuento original, están pidiendo sangre

Este cuento aporta una lección muy útil a los 3 años, y es que el amor no es una propiedad conmutativa. Por mucho que tú quieras y te esfuerces por el amor de alguien, si esa persona no te corresponde lo más probable es que no lo haga en un futuro. El cuento es muy radical en el final de la Sirenita como espuma de mar. Supongo que haber esperado a llegar a tierra y decidir llevar una nueva vida en el mundo exterior alejada del puñetero príncipe no era una opción en el siglo XIX. Sin embargo, hay una lectura más simbólica a este final. Sumergirse en el otro, ir sacrificando tu personalidad y tu cuerpo en un afán de agradar y de atención que nunca llega, al final termina aniquilándote, haciéndote desaparecer hasta que no eres más que espuma de mar. Otra lección muy valiosa.

ariel-as-ursula-the-little-mermaid-38738847-500-282
Opciones laborales para la vuelta a casa de Ariel

Cuando Disney abrió en canal este cuento y lo diseccionó hasta encajar con su política, la peli parecía mucho más inofensiva, pero era letal. Porque aquí Ariel hace lo mismo: se aleja de los que la quieren y se automutila para conseguir un amor que no es recíproco. De hecho, gran parte de la película va de cómo los animalillos (masculinos, también) intentan convencer al príncipe de que le plante un morreo contrarreloj. Encima, eligen como bruja a una mujer en apariencia poco atractiva (también lo es en el cuento) peeero que gracias a su magia y a lo que le roba a Ariel se convierte en joven y atractiva. Una femme fatale o una cougar como antagonista de la niña dulce e inocente. Al final se la acaba descubriendo, claro, y Eric la mata. Y después se casa con Ariel, botín de la batalla, y todos están muy felices.

anigif_longform-original-15364-1415983877-3
Hasta los tentáculos de tanto machismo en Disney

A los 3 años, Disney te dice “cambia, cambia tanto que ni te reconozcas al espejo, compra todo tipo de productos y haz lo que tengas que hacer pero cambia para ser la versión de ti misma que espera gustar a ese otro que prácticamente no conoces. Abandona tu hogar, mutílate, y desconfía de las otras porque todas son unas brujas. Y te prometemos un príncipe, guapo y encantador, y una boda en alta mar”. Ahorramos crueldad a las niñas para devolvérsela sibilinamente cuando ya no se puedan defender.

Ariel, sé quien tú quieras ser. Vete de tu casa si el mundo submarino no te convence, pero por favor, no vendas tu cola y tu voz como si te estorbaran. Enamórate o no lo hagas, pero no permanezcas en un sitio donde no te quieren como necesitas que te quieran. Empieza un nuevo negocio en tierra firme de moda con conchas y lonas, vuélvete al mar y trabaja con Úrsula, monta una banda musical con tus amigas, lo que sea, pero por favor no te inmoles. Y sobre todo, por favor, no te cases con quien no te quiere.

littlemermaid-fashion

 

Facebook Comments
Soy médico y además me gusta escribir. Soy una de las co-creadoras de El Violeta es el nuevo Negro. Me gusta ver Netflix, los blogs de autoras femeninas y pensar en lo que podría ser una buena historia.

Deja un comentario