Maternidad Culpable

Una de las entradas más exitosas del blog hasta el momento ha sido “El cuento de la maternidad: por qué Samanta Villar está siendo tan criticada” de nuestra colaboradora Carlota. Su éxito radica en que muchas personas no estaban de acuerdo con este discurso. Les parece que “el club de las malas madres” está tomando las redes y el pensamiento general, siendo el único discurso válido sobre la mujer.

tumblr_inline_mmfi3xvaid1qz4rgp

Muchas mujeres se definen a sí mismas como “malas madres” para reivindicar una idea cansada e irónica de la maternidad. A otras, les parece que este es un enfoque adultocentrista, en las que necesidades superficiales de la madre importan más que necesidades profundas del bebé. Les parece además que no se admite que quieras dedicarte activamente a la crianza y disfrutes de la maternidad en todas sus facetas.

No soy madre, así que no puedo decantarme a favor de un lado u otro en este debate. Sin embargo, sí que me llamó la atención la idea de la representación de las madres en la cultura actual. En general, si pensamos en todas las narrativas que ya hemos consumido, hay dos patrones que se repiten en general: el de las madres felices y las madres estresadas.

giphy1

Recuerdo haber visto de pequeña muchas series de madres estresadas. La primera que me ha venido a la cabeza es la genial Lois de Malcolm. Una madre desquiciada con 3-4 cabestros en casa en función de la temporada, totalmente falta de realización sin poderse despegar en ningún momento de los problemas de su familia. Por todo esto se queja frecuentemente de sus hijos y marido (con razón en la mayoría de los casos). Sin embargo en la serie es presentada como chillona y amargada. Luego he pensado en la abnegación de Marge de Los Simpson. Varios capítulos de la serie tratan sobre su deseo de ser artista y estudiar en la universidad, que se vieron frustrados por su relación con Homer y especialmente por quedarse embarazada de Bart. Lynette de Mujeres Desesperadas. Claire de Raising Hope. Frankie de The Middle. Claire de Modern Family. En general, todas ellas tuvieron dudas sobre su maternidad. La maternidad fue un accidente. Aceptaron a ella sin ganas, sabiendo la enorme carga que se les venía. Sus maternidades están continuamente cruzando el límite de la desesperación, y son presentadas directamente en ocasiones como madres negligentes. Es como si la precariedad de sus vidas se debiera a no haber planificado su maternidad mejor. Es como un castigo.

Por otro lado, las madres tranquilas viven su maternidad caminando de puntillas sobre ella. En general están desahogadas económicamente, muy desahogadas. Pueden estar realizadas en el trabajo, o trabajar como madre y ama de casa. Vivian de El Príncipe de Bel Air, Merche de Cuéntame, Lilly de Cómo conocí a vuestra madre, cualquier serie de Disney Channel donde los padres sean secundarios… En general estos personajes se caracterizan porque desean activamente su maternidad, quieren a sus hijos y la vida les florece.tumblr_o365wwtvn01rt41g1o1_500

No creo que a nivel individual deseemos que la maternidad de una persona vaya bien o mal por sus deseos y aspiraciones. Sin embargo, sí creo que hay una creencia antigua detrás de esto. La esterilidad ha sido tradicionalmente considerada algo femenino, un defecto de la buena esposa. En muchos casos, se atribuía a la esterilidad una falta de deseo a ser madre, o un defecto en el carácter, como en Yerma. La ciencia ha demostrado que en la mayoría de las parejas la dificultad para concebir se debe a los hombres, pero sin embargo esa idea de vincular los deseos e ideas de la madre con su maternidad sigue presente.

Por ello en las series no se atreven a crear una nueva sobre una mujer que lo ha hecho “socialmente” todo bien respecto a la maternidad y se siente fracasada en su nueva idea. Por eso las famosas que transmiten esta idea lo hacen como renovadas, redimidas por acogerse a este club. Por eso hay un axioma respecto a la maternidad: o la amas o la odias.

Los testimonios transgresores editados están muy bien, pero agradecería algo más visceral. Algo que transmita la desesperación de que tu bebé llore sin que puedas hacer nada para calmarle, algo que refleje cómo se viven las primeras rabietas y las ansias de separación de ese ser que antes formaba parte de ti. Algo que represente la soledad, la incomprensión, algo que realmente nos diga “esta realidad está aquí”. Sin filtros y sin reflexión.

giphy2

Facebook Comments

3 pensamientos en “Maternidad Culpable”

  1. La maternidad es muy cansona. Al final las que escojamos ser madres llevamos mucha responsabilidad, dolor, llanto y sufrimiento, porque no todo es rosa como muchas publican. Es duro y siempre nos equivocaremos y diremos lo que sentimos, pero al final fue lo que deseábamos.

Deja un comentario