¿Sólo hay machismo en el Reggaeton?

NOTA: este artículo puede arruinar canciones míticas.

En el verano de 2016, Radio 3 emitía una entrevista a la formación madrileña Tremenda Jauría. En ella, lxs integrantes de este grupo de Reggaeton y Cumbia consciente reivindicaban la necesidad de transformar estos dos estilos musicales para hacerlos feministas. A muchxs nos ha podido asaltar esa idea de “lo bailo, pero intento obviar la letra”, y Tremenda Jauría se ha propuesto, con un éxito en auge, que podamos bailar esos ritmos latinos, sin que nos sangren los oídos al escuchar la letra. Sin embargo, el grupo de música lanzaban un guante a lxs rockerxs: ¿qué hay del machismo en el rock?

Nosotrxs recogimos este guante, como buenxs amantes del rock. Y es que, aunque no se hable tanto de ello como al hablar de Reggaeton, el Rock está impregnado hasta la médula de machismo.

let me see.gif

Por más que nos pese, las personas que disfrutamos de esos riffs míticos, de las baterías extasiadas, los agudos inconfundibles de las leyendas y ese infinito etcétera que es capaz de poner la piel de gallina a cualquier rockerx, asistimos día a día al espectáculo del patriarcado. Podríamos empezar por los ejemplos más obvios: nunca pensamos que podría llegar a decir nada malo sobre Jimi Hendrix, pero él es el autor de la versión más célebre de Hey Joe, una canción de Billy Roberts que versa sobre un feminicidio sin pudor ni disimulo:Imagen3.png

200 (4).gif

Es cierto, Hendrix es dios, pero cuando te das cuenta de lo que estabas escuchando una y otra vez te planteas: ¿no la podría haber hecho instrumental? Y es que, pasa con cierta frecuencia: cuando cantan en inglés, te la cuelan. Estás en el garito, la música a todo trapo y empieza a sonar ese ritmo de Jet que te arrastra como un torrente y, en medio del éxtasis, de repente reparas en la letra:Imagen4.png

Así es: ¿os suena la historia? Un varón piropea a una mujer (¿por qué resaltar otros atributos que los meramente físicos?), remarcando que no necesitará dinero (tal es su belleza, ¡no estará pensando en ser una mujer independiente y empoderada!) para finalmente y de manera invariable hacerla suya. ¿El último éxito del papichulo de turno? No, lo que llevas bailando con tu chupa de cuero desde que tienes 15 años.

200 (5).gif

Otras veces no hace falta estar tan atento; al loro con esta canción de Loquillo:

Imagen6.png

Cuando la cosa es tan explícita y en español, ¿qué carajo hicimos para obviarlo? Y podríamos seguir hablando de míticos como Extremoduro y su “Puta” o “Golfa”, los Guns ‘N Roses con “I used to love her, but I had to kill her”, o el “Bring your daughter to the slaughter” de Iron Maiden y un largo y desgraciado etcétera.

i cant.gif

Tal vez nos llame la atención también que, en la retahíla de nombres legendarios que hemos mencionado, no hay ni una mujer. ¿Por qué entre los ídolos del rock a duras penas está representado el género femenino? ¿Cuántas encontraríamos si repasáramos la lista del “Hall of Fame” de Rock? ¿O en la lista de las mejores canciones de la Rolling Stone? ¿A qué se debe esta ausencia?

200 (3).gif

Movimientos feministas, como el Riot Grrrl liderado por Kathleen Hannah (cantante de Bikini Kill y posteriormente de Le Tigre) , trataron de llamar ya por los 90 la atención sobre este hecho, y potenciar la presencia femenina en la escena musical del rock y el punk. De aquí se deriva todo un movimiento combativo que reivindica una mayor presencia y visibilidad de las mujeres en los escenarios (y no sólo para ser protagonistas de letras machistas). Además, en sus letras visibilizaron problemáticas hasta entonces (e incluso ahora) bastante silenciadas, como el abuso sexual, el acoso, la desigualdad de género, la sexualidad femenina o la homofobia; luchando a golpe de guitarra contra un universo musical predominantemente misógino, masculinizado y machista.

Pero, aún con todo ello, seguimos encontrando una acusada menor presencia de mujeres en el mundo del rock and roll, ¿qué está pasando? ¿Hay techo de cristal en la música? Los datos parecen indicar que sí. El techo de cristal es la limitación a la que se enfrentan las mujeres (por el hecho de serlo) para ascender en sus carreras profesionales. Se dice que es de “cristal” porque es invisible, ya que no se trata de una limitación explícita, sino de una barrera implícita que nos impide seguir avanzando en nuestras carreras profesionales y nos limita a puestos de menor poder (los denominados “suelos pegajosos” que adhieren a las mujeres a sectores alejados del poder) y con menor salario (las mujeres ganan alrededor del 77% del salario que reciben los hombres a nivel mundial según la OCDE).

El techo de cristal no se limita sólo al mundo de las organizaciones más tradicionales, sino que se extiende a todo campo laboral en el que las mujeres tratan de hacerse hueco. El de la música, y el rock and roll, es uno de ellos, donde además de esa barrera, se encuentran con otras como el paternalismo y la discriminación con la que se chocan de golpe y de frente las mujeres músicas, que hace que muchas veces sea más difícil hacerse hueco en el top 10 de los grupos más escuchados.

Parece importante, pues, visibilizar aún más este hecho, y poner el foco sobre cómo las narrativas dentro de la música también pueden llegar a configurar modos de pensamiento y formas de actuación. Para muchxs, artistas como los que hemos mencionado anteriormente son verdaderos modelos y referencias, pero sin embargo, con sus canciones, están perpetuando los roles de género o el amor romántico y banalizando problemas como la violencia machista, el acoso, los abusos por celos, y un largo etcétera. Estas míticas letras están poniendo freno a la lucha por la igualdad, y es por ello que es importante abrir los ojos, ponerse las gafas moradas, y reflexionar sobre aquello que habíamos normalizado para, esta vez, mirarlo desde un nuevo enfoque, más feminista, y alzar la voz para reclamar letras más igualitarias, donde las mujeres no sean sujetos pasivos, sino activos, letras de buenos tratos y amor igualitario y diverso (homosexualidad, transexualidad, poliamor…) y reivindicar una mayor presencia de mujeres en este género musical, apoyando a estos grupos mediante su escucha y compartiendo con todo el mundo para visibilizar que, las mujeres, tambien hacemos rock.

Para ello, os dejamos algunos nombres de grupos que han seguido con el movimiento Riot Grrrl, extendiéndolo dentro de la frontera española. Entre los nombres más sonados encontramos a: Hardcute Ukelele, Penny Necklace, Me and the Bees, Idealipsticks, PL Girls, Violeta Vil, Teacher Teacher, Chiquita y Chatarra, Lorena Álvarez, Las Odio… ¡y muchas más! Os animamos a buscar más grupos y compartirlos entre todxs en los comentarios y por redes sociales.

¡Y mucho mucho rock and roll! 

                                                  Artículo escrito en colaboración con Martín, rockero incansable, que ha aportado su conocimiento en materia de temas rockeros ¡Gracias!

                                                                               
Facebook Comments

Deja un comentario