Querida hermana de Ana Botella: no, no es la falta de preparación lo que genera brecha salarial.

Parece que si no nos levantamos cada día con una perlita nueva, no es lo mismo. Las feministas no tenemos vacaciones, eso está claro.

Una amiga me acaba de pasar una captura de pantalla del siguiente artículo: La hermana de Ana Botella: “Lo que genera la brecha salarial es la falta de preparación”.

Como el tema de la brecha salarial ya lo tenemos muy dicho, pensaba sólo cabrearme internamente y no decir nada, pero mira no, hoy me apetece hablar.

Querida María Jesús Botella:

No, no es la falta de preparación lo que genera brecha salarial entre hombres y mujeres. No, no es que nosotras prefiramos cobrar menos por el mismo trabajo. No, no es que tengamos una especial afinidad por las tareas domésticas y de cuidado como para reducir nuestras jornadas a la mitad. No, no estoy menos preparada que mis compañeros varones.

Y esto lo demuestran, nada más y nada menos, señora Botella, los datos. Resulta que hay más mujeres de entre 25 y 34 años con estudios superiores en España, que se gradúan más que sus compañeros varones y que, además sacan, de media, mejores notas. Sin embargo, hay más hombres que obtienen un trabajo con ese nivel de titulación (OCDE, 2015).

En España, de media, las mujeres ganan un 30% menos a la hora que sus compañeros hombres por el mismo puesto de trabajo (unos 4.745€). Sólo un 27% de mujeres españolas es directiva de una empresa e invierten el doble de tiempo en las tareas del hogar y el cuidado de menores que los hombres.

La diferencia entre las pensiones de jubilación es de un 37%. ¿Adivina usted a favor de qué género?

Sólo hay que tener un poco de preparación, para saber leer todos estos informes e investigaciones y contrastar los datos.

Y se preguntará: y todo esto, ¿en qué repercute? En una mayor precariedad para nosotras, un coste mucho mayor a nuestras espaldas por el hecho de tener descendencia y una feminización de la pobreza que dice mucho del país en el que vivimos.

Un techo de cristal contra el que nos damos día tras día las mujeres y que usted, de acuerdo al propio nombre del concepto, trata de invisibilizar con sus palabras.

Según el estudio de la Gestha (Brecha salarial y techo de cristal), de seguir así no alcanzaremos la igualdad hasta 2088 en lo que tiene que ver con sueldos.

Y usted(es), en vez de buscar soluciones como personas que están en puestos de poder y que representan a la ciudadanía a estas alarmantes cifras y a esta injustificable situación, se dedica a decirle a todas las mujeres de este país que ahora mismo están cobrando menos que sus compañeros varones que el problema es su falta de preparación.

Falta de preparación es echar balones fuera y no mirar un poco más dentro.No buscar soluciones y poner excusas.

Y no se da cuenta de que está mandando un mensaje erróneo sobre la dirección de la lucha feminista. Porque no, ni yo ni mis compañeras cobramos menos que los hombres por estar poco preparadas. Cobramos menos porque somos mujeres y porque la sociedad heteropatriarcal en la que vivimos lo permite, lo legitima y lo defiende, de la misma forma que usted lo está haciendo.

Falta de preparación es alentar el discurso del machismo y negar las desigualdades salariales de género mientras que países como Islandia impulsan leyes para asegurar la paridad salarial en sus empresas.

Escribo este artículo porque, si hay alguna mujer que se esté sintiendo menospreciada en estos momentos, que cobre menos por el mismo puesto de trabajo, que se haya visto perjudicada por su maternidad, que no asciende en la empresa en la que trabaja desde hace años mientras ve a sus compañeros que llevan menos tiempo llegar a jefes…

Que sepas que no estás menos preparada que nadie, sino todo lo contrario. Eres la que se enfrenta día a día a una lucha de titanes para mantenerse en su puesto laboral y demostrar su valía. Y no es justo que tú tengas que luchar más que nadie. Pero hermana, estamos contigo, luchamos contigo, y esto no lo frena nadie.

Querida María Jesús Botella: el 8 de marzo, nosotras paramos, y el mundo se parará con nosotras. 

Facebook Comments
Psicóloga especializada en infancia, adolescencia y educación, ese espacio donde la sensibilización en la igualdad de género tiene una especial relevancia, porque las niñas y niños que concienciemos hoy, serán las personas que luchen por la igualdad mañana. Feminista (y sin miedo a decirlo) desde que me puse las lentillas moradas y pude ver la gran desigualdad que rodeaba a mi género.

Deja un comentario