Santa Clarita Diet

Coge el espíritu de Mujeres Desesperadas, una familia estilo Modern Family, el género de las muertas vivientes y Netflix y obtendrás algo tan extrañamente nuevo y familiar como Santa Clarita Diet.

Santa Clarita Diet ha sido uno de los últimos lanzamientos de Netflix. En el trailer ya te dejan bien claro de qué va la serie: una mujer de clase media suburbana se despierta un día sin pulso y con antojo de humano capullo fresco para cenar.

00-holding-small-santa-clarita-diet-netflix-drew-barrymore

La serie la verdad es que me ha descolocado.  Cuando tienes una idea tan loca es difícil desarrollarla y que quede coherente (¡Vaya vecinos!, sin ir más lejos). Para conseguir esto, los personajes son de un surrealismo tan suburbano que choca y te hace salirte de la serie en ocasiones. No sé, si tu mujer vomita el baño entero y no le notas pulso, ¿de verdad la opción es comprar un fonendo y fingir que no ha pasado nada?

En este aspecto, la verdad es que debo decir que la serie mejora por capítulos. El tono de surrealismo histérico va bajando, o al menos te acostumbras. Drew Barrymore se sale en su papel de Sheila Hammond, la mujer permanentemente hambrienta de carne humana fresca. Su gula es contagiosa, te verás picoteando patatas fritas mientras ella se toma sus “deditos”.

santa-clarita-diet-feat-fbpic

Como en todo Netflix, además, el reparto es tremendamente coral. Intervienen varias mujeres, cada una con su estilo de vida, pensamientos y diálogos. Las amigas y conocidas de Sheila no son el copia-pega que nos suelen vender como “amigas de la protagonista”. Además la hija tiene el mismo aspecto desencajado en el ambiente que Jane en American Beauty.

Por otro lado, esperaba que esta serie fuera una versión ironizada del nuevo género sobre muertas vivientes. Hablo de nuevo género por películas como Thanatomorphose y Contracted. Las protagonistas son mujeres, que a raíz de un acontecimiento desencadenante o una serie de ellos, comienzan a morirse en vidas, descomponiéndose progresivamente. Esto se ve especialmente claro en Thanatomorphose, donde la protagonista está atrapada en una relación de violencia de género. Sin embargo en Santa Clarita Diet la muerte en vida de la protagonista le trae la libertad. Le trae hambre, energía, ganas de vivir y de replantearse lo que ha ocurrido antes de levantarse maravillosamente muerta.

La serie es ligera, se puede ver un capítulo detrás de otro sin perder el hilo y engancha, aunque no lo suficiente  como para no permitirte ver un capítulo entre horas por si te enganchas hasta las tantas. Está bien, pero podría estar mejor.

santa-clarita-diet-slice-600x200

Facebook Comments

1 pensamiento en “Santa Clarita Diet”

  1. El género zombie es probablemente mi favorito y no me canso de explorar, sin embargo esta serie al principio no me llamaba mucho la atención. Al leer esta reseña la puse en mi lista. y me alegro. Me hace bastante gracia, la verdad, y es muy llevadera. 😉

Deja un comentario