La “igualdad” en los Goya

Los thrillers machunos de estos Goya