Cuentos edulcorados: La Sirenita

Matilda y el feminismo en 10 razones