Westworld

westworld

“¡Estamos intentando crear conciencia! “

Estos días he estado aprovechando la suscripción gratuita a HBO y he decidido darle otra oportunidad a Westworld. Conocí Westworld en un vuelo transoceánico. Me vi 8 capítulos pero entre el idioma y el jet lag no me enteré de nada. Ahora he decidido darle una nueva oportunidad pero sigo sin entender el sentido de esta serie.

Westworld es un parque temático del oeste donde en vez de actores mal pagados te atienden humanoides. Como en cualquier viaje de aventuras, puedes jugar a ser el sheriff bueno o ir sembrando el terror con robots de apariencia totalmente humana. Así que en cada capítulo se nos presenta un nuevo conflicto sobre la ética humana.

La representación de las mujeres en la serie deja bastante que desear.  En primer lugar, la serie no pasa el test de Bechdel en sus 10 capítulos de 55 minutos de duración (o sea, en sus 9 horas no hay dos mujeres hablando de algo que no sea un hombre). En segundo lugar, cada vez que los anfitriones  contactan con los trabajadores del parque es cuando mueren. El empeñe de HBO por el pecho femenino hace que el contacto de las protagonistas con humanos sea como jugar con Barbies de tamaño normal.  El peso de la historia lo llevan hombres recios.

Por otro lado, gran parte de la trama también se plantea nuevos dilemas respecto al amor romántico.  A diferencia de lo esperable, Westworld usa el amor como un McGuffin que hace que la trama avance.  De hecho, a lo largo de los capítulos vamos viendo que cuando hablamos de identidad y consciencia, los recuerdos que nos constituyen suelen implicar amor de otro tipo.

Aún así, Westworld funciona dando un giro de trama sobre otro. Entiendo el dramatismo cuando la gente se ve tu serie en 9 horas y tienes que conseguir que se acuerden de ella. Pero filosofar si la consciencia es el alma y lo que nos hace humanos no funciona con suspense fácil.

Si Westworld es el buque insignia de HBO, tiene que tomarse en serio la representación de papeles femeninos. Y probablemente, Westworld conseguiría una segunda temporada.

 

 

Facebook Comments
Soy médico y además me gusta escribir. Soy una de las co-creadoras de El Violeta es el nuevo Negro. Me gusta ver Netflix, los blogs de autoras femeninas y pensar en lo que podría ser una buena historia.