Ylenia y otras abanderadas del feminismo

Hemos caído en su trampa. Como en una serie de dibujos animados. En algún momento, hemos dado un traspiés y ahora estamos colgando de un árbol, cuanto más luchamos más nos atrapamos en sus redes.

tumblr_mc1lwxreeq1rtblsy

Ylenia Padilla Santana es una chica de 28 años, nacida en Benidorm, que participa en varios programas en Telecinco. Su salto a la fama se produjo en 2012 en el reality Gandía Shore. Además de su colaboración con Mediaset, en mayo de 2015 fichó para Warner Music. Y de repente Ylenia ha salido de los vídeos de youtube y Sálvame para protagonizar un acoso y derribo por manifestarse como feminista.

Beatriz Serrano publicó en Buzzfeed un artículo llamado Todo lo que te molesta de que Ylenia sea feminista es todo lo que está haciendo bien. A raíz de este artículo, en vez de centrarse en el feminismo choni que Ylenia transmite de una forma tan natural, se la juzga a ella como personaje público. Y van sacándose escenas de su pasado televisivo, en programas donde el morbo es lo que nos hace sentarnos a verlos, para demostrar que su mensaje no es válido o no es real. Sin embargo, recientemente Paula Etxebarría ha negado ser feminista y tampoco se ha librado de las críticas.

¿Por qué está obsesión en centrarnos en quién transmite el mensaje? 

video-trailer-jersey-shore-massacre-ylenia-gif

El feminismo choni de Ylenia, ese feminismo deslenguado y a pie de calle, cala mucho más que todo lo que yo llevo escrito. Parece que el feminismo sea un privilegio de clase, solamente necesario para las blancas con estudios superiores que pueden sentarse a debatir a Simone de Beauvior. El feminismo choni habla el mismo lenguaje que tú y no te juzga, se reapropia del slut-shaming y te dice que no tienes por qué comerte prejuicios ajenos porque nadie tiene derecho a juzgar tus decisiones desde ese punto. ¿Por qué que Ylenia sea coherente del todo o no con este mensaje puede deslegitimarlo?

Esta es nuestra trampa. Estamos permitiendo que el feminismo se disuelva en identidades personales, en juegos de egos y ventas que poco tienen que ver con el feminismo pero mucho con la idea que desde ciertos sectores quieren transmitir. En el mismo artículo donde ensalzan a Ylenia hablan de la necesidad de una Miley Cyrus a la española, cuando hace dos semanas Miley Cyrus decidió hacerse un blanqueamiento de imagen negando todos sus últimos años de carrera. Todas estamos felices de que haya desaparecido el Tuenti, y quizás conservemos poco de lo que éramos hace unos años, pero no hemos sacado beneficio de una apropiación descarada de la cultura negra.

No, no necesitamos al feminismo como objeto de consumo. No necesitamos abanderadas del feminismo que se expongan en la palestra pública. No necesitamos convertir la pregunta de “¿eres feminista?” en qué prefieres, “¿susto o muerte?”. Necesitamos respetar la identidad personal. Y por supuesto, necesitamos valorar el mensaje por sí mismo. 

ylenia

Facebook Comments
Soy médico y además me gusta escribir. Soy una de las co-creadoras de El Violeta es el nuevo Negro. Me gusta ver Netflix, los blogs de autoras femeninas y pensar en lo que podría ser una buena historia.

Deja un comentario